Manual de Buitreo III

3.6. Misil 6: Shoot to kill

Ya le hemos metido nuestra sucia lengua en su boca (es duro pero es así). Tenemos una ventaja; que nuestro objetivo es claro: FORNICAR, y una desventaja: su falta de colaboración (a priori).

Es el momento de que el Comité de Negociación (formado por nosotros y nuestras pelotas) lime asperezas en pro de una salida negociada del conflicto.

Estamos en la tercera fase crucial.

Se han tipificado las siguientes contingencias:

1. Nuestra tajá: factor hostil, tanto para nuestra capacidad de análisis como para nuestros cochinos objetivos en la cama. El Comité aconseja NO beber más llegados a este punto. Somos conscientes de la repulsa que tal dictamen origina, pero la misión es lo primero.

2. Su tajá (la de ella): factor favorable. De hecho, dado que no nos aclaramos y que somos incapaces de convencer a un mandril de que no fume, es nuestra baza más fuerte, por no decir la única. Si vemos que articula dos o más frases coherentes, deberemos insuflarle con la máxima urgencia otra copa (aconsejamos via oral).


Hablando de la negociación en sí, interesaría mostrarse muy solvente en el ámbito amatorio, pero no phantom. En cualquier caso, tenemos un 85% de no dar pie con bola: deberemos recurrir al Algoritmo de Cervantes, que consiste simplemente en parecer mancos. ¿Qué como se hace? pues metiéndole la mano por todas y cada una de las aberturas o potenciales aberturas de su atuendo. Si nos coje la mano, con la otra, y así tirando y aflojando. Tenemos dos finales previstos:

a. Nos pega una hostia que nos deja serenos.
b. Risas y tal y cual, se acabará dejando.

3. El factor murciélago o bat-factor, consiste en:

La tía a la que te arrimas va con una amiga de un metro veinte, baja, gorda, depresiva e hija de puta.

En cuanto ELLA considere que te sobrepasas con la amiga o en cuanto vea que planeáis marcharos, cogerá a la amiga por banda, y en medio minuto la tuya vendrá y te dirá que se debe ir de inmediato, dejándote con cara de tonto.

Sobra decir que el mismo fenómeno se da en un 2 contra 3. Es obvio: nadie se quiere comer a la murciélago y ésta se consuela dinamitando los planes de la que está buena.

¡Mucho ojo con esto!
(-- Cabe resaltar aquí la teoría de la simbíosis entre la fea y la guapa, desarrollada por JNM una noche demasiado tarde mientras contemplaban las evoluciones del ganado en una discoteca:
La guapa y la fea salen en una suerte de simbiosis; la fea ayuda a la guapa, dado que de todos los tipos que la acosarían de buen gusto, un alto porcentaje se rajará porque (dado que se ataca en parejas), ninguno querrá papearse a la fea, y así la guapa puede estar más a su rollo. Así mismo, la guapa ayuda a la fea, ya que atrae a tipos y alguno se tendrá que papear a la fea, lo cual generalmente se echa a suertes o al más común, maricón el último. Los autores recalcan que esta teoría podría aplicarse tambíen a los tios, si no fuesen tan cafres y las mujeres se decidiesen a tirarles trastos, pero eso no es tan común. --)

3.7. Misil 7: La toma de Berlín

La gloria se acerca. Las tropas aliadas entran por los alpes ondeando las banderas de Jack Daniel's. En este momento somos meros títeres de una mujer perversa. Nada de lo que digamos o hagamos servirá de nada. Ella hará lo que quiera, y si follas, será porqué ella te habrá follado. No lo olvides. Tu obligación era llevar las pelotas hasta aquí. Pase lo que pase el Comité está orgulloso de ti.

Hay varias tipologías de chatis que analizamos acto seguido:

1. Gibraltar: Es una estrecha y debieras de haberlo visto antes. Es tan ruín que es capaz de despedirse con dos besos. Se arrepiente de lo (poco) que ha hecho dentro de la disco.

2. Gibraltar borracha: Imprevisible. Los casos estudiados nos han dado una varianza del término de perturbación asombrosa. Resultados no extrapolables. ¡Tiembla!

3. Tia normal (es un decir): difícil de precisar. En esta contingencia es mucho más importante el factor murciélago antes descrito.

4. Van Basten: tras unos primeros compases muy prometedores parece deshincharse sin que queden claros los motivos. Acabará yéndose a casa (si bien te regalará algunas discretas muestras de afecto). No es malo.

5. Indurain: tras un inicio no particularmente prometedor, explota en un momento dado y te despelleja en un hotel. Escasísima.

6. Tyson: Empieza fuerte y acaba fuerte. Seguramente te ha entrado ella y te sigue apretando ella. Es lo que en terminología técnica se llama putón verbenero.

7. Calientapollas: es tan reprobable que ni hablaremos de ella.


4. CONSIDERACIONES ADICIONALES

4.1. Contador de roscos
Artículo 3, párrafo 5º, sección tercera:
"Se considerará rosco toda aquella actividad acorde al reglamento (que sea inter-vivos, que no existan vínculos familiares y de carácter heterosexual) en la cual haya existido contacto expreso entre las dos (o más) lenguas."

Deben considerarse también las externalidades:

1. Si los amigos ligan, debemos ligar; si hay que bajar el listón, o incluso tirarlo al suelo, se tira y ya está.

2. Hay que tener ojo con las copas: nunca hagas la última, en todo caso la penúltima.

3 . No te lleves a la cama a una chati si vas tan trompa que sabes que no puedes cumplir. Queda como un campeón ("no quiero precipitarme contigo") y déjala a tiro para mejor ocasión.

4. No conviene llamarla a posteriori. El número que nos ha dado puede ser quemado (método Victorievich) o bien guardado cómo trofeo de guerra (método Gaskinnen).

5. Si la llamas, te gusta mucho, te enamorarás, date por jodido. No vas a ser el primero que abandone los Cuerpos de Élite, pero ojalá seas el último. Vendido, bragas, chaquetero ...

4.2. Curiosidad científica a tener en cuenta
El paso del tiempo y de las copas produce un efecto sorprendente en las chicas:

1. Sus facciones monstruosas se tornan en suaves y estilizados rasgos.
2. Pierden alrededor de cinco kilos por copa a partir de la octava copa.
3. Cuánto más borracho vas, más libidinosamente parece que te miran.
4. A partir de la décima copa bailas muy bien, y ellas se fijan en ti.
5. Cuando vas a la barra te miran con admiración: "cómo bebe y que bien lo aguanta este tio. Es un macho de verdad".

4.3. Técnicas adicionales

• Ha dado buenos resultados cambiar fuego o tabaco por besos (método Clinton).

• Mirarla fijamente. Al tiempo te pregunta:
"¿Me escuchas?". Tu responderás: "La verdad es que no. Te estaba mirando los ojos y me he quedado embobado ... son preciosos. Perdona, ¿qué me decías?"

• Pregúntale: "A ti te gustan los chicos guapos, altos, fuertes, inteligentes, sensibles y fieles?" - "Claro que si" - va a responder. Tu le largas: "Tu a mí también me gustas".

• Método Stanislavski-Strasberg: A medida que avance la conversación, vé cogiéndola suavemente del brazo o de la cintura. Acércate a ella cuando te hable. Cuando tu le hables, acércate a su oído y roza suavemente su mejilla con la tuya al acercarte y al alejarte. Bésala en la mejilla de forma imprevista en cualquier momento. Ella te preguntará por qué lo has hecho; ya la has llevado a tu terreno: ahora disparas a bocajarro. Cuando hayais intimado un poco cógela de la mano, acaríciale el pelo, HAZ ALGO, ¡coño! ¡qué no tenemos toda la noche! ...

5. Agradecimientos

A todos los miembros del comité, a los señores Justerini & Brooks (por gentileza de la firma J&B),al Coronel Gordon's (ya retirado), y a todas las pobres cangrejitas que nos han ayudado involuntariamente en la elaboración de este informe.

Gracias a los que han enviado y reenviado este texto por email, compartiendolo y completándolo en sus puntos para el beneficio de todos. Distribuirlo libre y gratuitamente, soldados! cada sábado hay una misión y sólo colaborando podremos alcanzar el éxito.

Suerte grumetes!
NO CONTINUARA...

1 comentarios bipolares:

Txell dijo...

Deberías llevarlo a una imprenta, traducido a 5 idiomas y con un vídeo demostración.
Y en la segunda entrega deberías hacer lo mismo pero bajo el título: 'Manual femenino contra el buitreo'. Nos sería de gran ayuda, sobretodo después de haber editado tu manual, que cuando se idea un veneno lo primero que se hace es crear el antídoto!